RSG / NOTICIAS

Butarque, el inicio del camino para Javi Fuego

El centrocampista rojiblanco vuelve a Butarque donde debutó con el primer equipo en el año 2002

Volver

30/04/2021 18:55

Corría la primera semana de mayo de 2002, el Real Sporting había ganado por 5-3 al Racing de Ferrol en El Molinón, en un partido correspondiente a la jornada 38, y se colocaba séptimo con 55 puntos, a 8 de los puestos de ascenso. En ese partido, Javier Dorado, lateral izquierdo rojiblanco, levantó la cabeza en el medio campo, vió adelantado a Aizkorreta y, sin pensarlo, disparó y batió al meta vasco provocando el asombro entre todos los aficionados que se habían dando cita en El Templo. 

Con la resaca de ese gol y victoria, el equipo comenzó a preparar la salida a Butarque de la siguiente jornada. Esa semana, como muchas otras, el entrenamiento contaba con multitud de chicos del filial pero Pepe Acebal y Pole llamaron a un centrocampista de segundo año juvenil que competía en División de Honor, un chico de Pola de Siero que respondía al nombre de Javi Fuego. En aquel equipo estaban nombres como Juanjo Valencia, Sastre, Isma, Lozano, Pablo Amo, Villa, entre otros.

El viernes, tras la sesión y antes de partir de hacia tierras madrileñas, Javi Fuego entraba en la lista de convocados para el partido de la jornada 39 ante el CD Leganés en Butarque. Para el centrocampista todo esto fue "un poco inesperado" y es que "con subir a entrenar ya era el más feliz". Para Acebal, la confirmación de las capacidades que veía en el joven jugador: "Javi tenía mucha personalidad tanto dentro como fuera del campo y era muy constante" y añadió que "necesitábamos gente más dinámica en el centro del campo y optamos por darle la oportunidad".

La expedición rojiblanca salió de la Escuela de Fútbol de Mareo en autobús, el primer viaje de Javi con "los mayores" y en el que le tocó compartir habitación en el hotel con Isma Piñera. El gijonés era el capitán del equipo y señala que "era un chico muy respetuoso con los que llevábamos tiempo y con muchas ganas de aprender el oficio".

Al día siguiente, el Sporting salió al césped de Butarque con Valencia en la portería; Sastre, Isma, Chus Bravo, Dorado; Juan, Dani Borreguero, Pablo Álvarez, Lozano; Soto y Villa. El encuentro se puso de cara a los pocos minutos gracias a un tanto de Chus Bravo de cabeza, tras un saque de esquina lanzado por Dorado. Los minutos pasaban y el Sporting dominaba y antes del final, Michel puso el segundo tanto en el marcador para la tranquilidad rojiblanca. Tras el gol, Javi Fuego hizo su debut con la camiseta del primer equipo llevando el número 32 sustituyendo a David Villa. El futbolista recuerda que "estuve calentando toda la segunda parte y Michel, a la contra, hizo el segundo tanto". Tras el gol, "Pepe me llamó para entrar al césped y te puedes imaginar los nervios" y en esos minutos "solo tuve una acción de balón y la perdí" comentaba entre risas mirando hacia Acebal.

Una de las anécdotas de ese día es que "entré al campo por El Guaje y es un recuerdo muy guapo decir que le sustituí yo". Otras de las cosas que le quedaron grabadas a Javi fue "la velocidad del juego ya que iba mucho más rápido" y el propio futbolista renocía que "necesitaba un periodo de adaptación para mis piernas y mi cabeza para competir a aquel nivel".

Javi rememora aquel día junto con la camiseta del debut, "la camiseta la tenía guardada mi madre como oro en paño" comenta con mirada risueña y remarca que en la siguiente temporada participó en tres encuentros (ante Las Palmas y Leganés en El Molinón y Albacete en el Carlos Belmonte). 

Aquella primera vez con la rojiblanca del primer equipo es un "recuerdo inolvidable" para Javi Fuego, un partido en el que estuvieron su hermano, sus padres y los padrinos del hermano y donde comenzó la travesía del centrocampista de La Pola. 

Un camino con muchos recuerdos, desde los trayectos a Mareo con Villa y con su padre, Mel, porque "yo no tenía carnet por entonces", de todos los entrenadores y técnicos que "nos enseñaron valores de humildad, trabajo y sacrificio que llevo a fuego y que son fundamentales en mi carrera".

19 años después, Javi Fuego vuelve a Butarque para enfrentarse al Leganés, con el 18 en la espalda pero con la misma energía y fuerza que la de aquel guaje salió al césped con el número 32.