RSG / NOTICIAS

El Sporting cumple 115 años

Con motivo de la efeméride, hacemos un nostálgico repaso histórico con la vista puesta un siglo atrás

Volver

01/07/2020 00:01

El Sporting sopla hoy 115 velas. Desde comienzos del pasado siglo, desde 1905 hasta hoy, nuestro club alcanza un nuevo cumpleaños como parte de su fecunda historia. Pero nada de esto hubiera sido posible si esa herencia y ese legado de sentimientos no se hubieran ido traspasando de generación en generación. A lo largo de tantos años han sido muchas las personas que han formado parte del club gijonés, tanto en los terrenos de juego como en los despachos y en las gradas y tribunas de El Molinón.

Asumida la fundación del club en el estío gijonés de 1905, la fecha federativa sitúa la génesis de la entidad en tal día como hoy, un uno julio... de hace 115 años. Referidos y reiterados en múltiples ocasiones cómo fueron sus inicios y datación, además del incipiente trabajo de sus impulsores, bajo la excusa de la efeméride, tal como llevamos haciendo durante los últimas celebraciones, vamos hoy a echar la vista justo un siglo atrás en números redondos. Vamos a detenernos en 1920. 

El Sporting seguía creciendo, como ya lo había hecho la Federación Cantábrica que había auspiciado el club rojiblanco, y lo hacía con la supremacía tanto en Gijón como enel resto de Asturias. No obstante, el fútbol todavía no había adquirido su mayoría de edad. Aún quedaban años para que emergiera el Campeonato Nacional de Liga. Aparecerán en este breve episodio de nostalgia muchos nombres y apellidos como parte de este legado de sentimientos que blasona la centenaria historia del club. Parece de evidencia que de los citados no hay ya protagonistas vivos. Por traducción, muchas personas verán reflejado en este breve reportaje el recuerdo de alguno de sus abuelos, bisabuelos y hasta tatarabuelos.

Junta General con Enrique Guisasola como presidente

El 18 de enero de 1920 se celebraba la junta general ordinaria de la entidad en el Real Club Astur de Regatas. Como en el año anterior, la nueva Junta Directiva continúa presidida por Enrique Guisasola, con Secundino Cueto Felgueroso y Fernando Fernández Quirós como vicepresidentes; Avelino Blasco, secretario; Luis F. Reguero, vicesecretario; Domingo Juliana, tesorero; Eugenio C. Zarracina, contador, y Secundino Felgueroso, Julio Gavito, Bernardino de la Puente, Faustino Vigil, Manuel Tornero, Rafael González y Manuel Hartasánchez, vocales.

En los estatutos del club, a fecha 22 de febrero de 1920, se podía leer que la sociedad estará formada por “socios protectores, honorarios, de número, jugadores y aspirantes”. Se precisa que para pertenecer a la sociedad hay que tener un mínimo de 16 años y ser avalado por dos socios, así como que dicha solicitud permanecerá durante quince días expuesta en el tablón de anuncios del club. El Sporting tenía su sede en la calle de San Antonio, 22, bajo.

Se lesiona el emblemático Fernando Villaverde, primer mito rojiblanco

El 28 de marzo de 1920 se lesiona Fernando Villaverde, el futbolista que había sido santo y seña del Sporting, su más emergente estrella desde la fundación de la entidad. Fue en un encuentro en El Molinón ante el Real Sporting de Vigo. El gran jugador rojiblanco sufre una complicada fractura en la pierna derecha que le hace dejar los terrenos de juego como futbolista, si bien continuará pisándolos como árbitro. Le atienden los doctores Trapote y Delor, que le suministran morfina para apaciguar el dolor. Cuentan las crónicas y epopeyas de nuestra historia que su gran preocupación era evitarle un disgusto a su madre, para lo que entró en casa cantando.  

Relevo en la capitanía

Tras la lesión de Fernando Villaverde la capitanía del Sporting queda vacante. La asumen interinamente Argüelles, pero finalmente pasa a manos de Román Soto, mientras que a Conrado se le nombra capitán del segundo equipo. Soto, por sus muchas obligaciones, se ve obligado a renunciar a la capitanía.

Conviene explicar que la capitanía en un equipo llevaba consigo muchas más responsabilidades de las que ahora se entienden, al punto de que el capitán era prácticamente un directivo (vocal nato), a la vez que técnico del equipo.

Surge entonces el nombre de Manolo Meana para portar el brazalete. Suyo sería el liderazgo de equipo gijonés en la década de los años veinte hasta que las lesiones se cruzaron en su camino. La primera propuesta realizada por la directiva tuvo el refrendo inmediato del vestuario.

En la temporada 1920-21 los rojiblancos vuelven a ganar el Campeonato Regional. En el Campeonato de España caen eliminados por el Athletic de Bilbao y entre los partidos amistosos que disputan los rojiblancos en El Molinón, está un doble enfrentamiento con el Real Madrid, en el que militaba como jugador quien acabaría siendo su poco menos que presidente vitalicio: Santiago Bernabeu.

En la fotografía, de izquierda a derecha, Isidro, Riera, Trapote, Palacios, Román Soto, Conrado, Argüelles, Fernando Villaverde, Camín, Ovidio Vaquero, Domingo y Meana